Ministerio Público Federal - Fiscalía Regional Electoral

Brasil es una democracia en que casi 135 millones de electores votan para eligir los jefes del Poder Ejecutivo y los integrantes de las Casas Legislativas. Por ser un estado federal, se convocan elecciones en los niveles nacional, provincial y municipal para mandatos de, en regla, cuatro años. Hay más de treinta partidos políticos registrados junto a la Justicia Electoral. En las elecciones municipales, el total nacional de candidatos es mayor que 400 mil. Hay dinero público destinado a los partidos políticos y campañas, tiempo de televisión y radio para divulgación del ideario partidario y para la realización de las campañas electorales. Hay también una compleja red de normas destinadas a evitar el abuso del poder político o económico y la igualdad de condiciones en la disputa. 

Por razones históricas dirigidas a cohibir fraudes electorales, toda la tarea de administración electoral se confía al Poder Judicial. Él inscribe a los votantes y a los candidatos, cosecha y apura el voto y proclama a los ganadores. La Justicia Electoral juzga todas las controversias relacionadas con asuntos electorales, pasible de ser accionada por los candidatos y partidos. Al elector, sin embargo, no se dio legitimidad directa.

La tarea de representar a los electores ante la Justicia Electoral, actuar contra los abusos y demandar el respeto a las reglas electorales fue otorgado al Ministerio Público Electoral. Esta es una institución inusual en el derecho comparado, cuyas competencias fueron establecidas por las mismas razones históricas que llevaron al surgimiento de la Justicia Electoral. Las funciones electorales son ejercidas en colaboración por el Ministerio Público Federal y por el Ministerio Público de los Estados, con actuación sin vínculos partidarios en pro del derecho de los electores a un pleito justo.

Los órganos del Ministerio Público Electoral poseen garantías típicas de la magistratura, entre las cuales la independencia funcional y la inamovilidad. La actuación por mandatos de los miembros en el ejercicio de las funciones electorales (dos años, con derecho a una única renovación subsiguiente) fue pensada para evitar personalismos.

En Brasilia, hay el Fiscal General Electoral y el Vicefiscal General Electoral, con actuación ante el Tribunal Superior Electoral. En cada Estado de la Federación existe una Fiscalía Regional Electoral, ejercida por un miembro del Ministerio Público Federal. Ella actúa ante el Tribunal Regional Electoral. En cada municipio, un Fiscal Electoral, órgano del Ministerio Público del Estado, actuando ante los jueces electorales.

La Fiscalía Regional Electoral de São Paulo es la mayor del país, por tratarse del estado más populoso y económicamente desarrollado de la federación brasileña. Se examina todos los procesos electorales que tramitan en el Tribunal Regional Electoral y, en las elecciones provinciales y nacionales, tiene legitimidad para juzgar procesos ante cualquier irregularidad en las elecciones.

Es función de la Fiscalía velar por el respeto a la ley electoral y combatir abusos, pero ella también se dedica a promover la inclusión de votantes, comunidades indígenas y “quilombolas” (miembros de comunidades de personas descendentes de esclavizados), personas con discapacidad, presos provisionales, etc, y a combatir la desigualdad de género y raza en el proceso electoral.

La página de la Fiscalía Regional Electoral, en portugués, trae datos estadísticos sobre las elecciones en Brasil, sobre su actuación y sobre demandas de la sociedad civil. Para mayor información, está disponible el correo electrónico Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo., que puede ser utilizado para mensajes en español, inglés o francés. Los Fiscales actualmente en ejercício son Luiz Carlos dos Santos Gonçalves y Pedro Barbosa Pereira Neto.

 

Luiz Carlos dos Santos Gonçalves

Fiscal Regional Electoral

 

Pedro Barbosa Pereira Neto

Vicefiscal Regional Electoral